Vivir el momento presente
 
Resulta evidente que el único momento que realmente existe es el instante presente. El pasado fue presente en su momento, y nuestro recuerdo de él ahora es presente también. Así mismo, el futuro es una de las ilusiones que está creando nuestra mente en este momento.
 
Aunque este hecho suele parecernos bastante obvio, en nuestra vida cotidiana actuamos como si lo ignorásemos por completo.
 
En general, vivimos nuestro día a día ocupando nuestra mente con cuestiones referentes al pasado y al futuro. Consecuentemente, el presente queda relegado a un  insignificante segundo plano.
 
¿Por qué razón cometemos semejante error una y otra vez?
 
Es debido a que nuestra mente ha aprendido que el pasado y el futuro son más importantes que el presente, que a menudo nos resulta demasiado cotidiano y vulgar para darle la importancia que se merece. Evidentemente, la planificación del futuro es algo necesario en nuestra vida práctica, pero si ponéis atención os daréis cuenta de que la inmensa mayoría de nuestros pensamientos sobre el pasado y el futuro no tienen ninguna utilidad real e incluso a menudo nos resultan bastante dañinos.
 
Por un lado, el pasado suele ofrecernos un tentador sustento sobre el que construir nuestro ego o identidad: yo soy de tal o cual manera en función de las experiencias “buenas” o “malas” que he vivido anteriormente a nivel familiar, laboral, emocional...
 
De un modo similar, imaginamos el porvenir como el escenario en el cuál nuestros mayores anhelos se harán por fin realidad: el amor verdadero, una casa más grande, el trabajo ideal, o incluso la paz o realización espiritual.
 
Este hábito mental hace que nos veamos envueltos en un  espiral inconsciente mediante en cual escapamos continuamente del ahora, que es lo único genuinamente real.
 
La buena noticia es que es posible salir de esta espiral.
 
¿Cuál es el primer paso?
 
Empieza siendo consciente de cuando tu traviesa mente escapa del ahora: en un primer momento sólo es necesario que estés alerta y lleves a la conciencia este hecho automatizado. No intentes forzar el cambio, ni te culpabilices cuando te descubras escapando o resistiéndote al momento presente: sólo date cuenta y todo empezará a cambiar poco a poco y de forma natural.
 
VNP
Vivir el momento presente
 
martes 26 de enero de 2010